Liber AL vel Legis

1

I

1
¡Had! La manifestación de Nuit.
2
La develación de la compañía del cielo.
3
Todo hombre y toda mujer es una estrella.
4
Todo número es infinito; no hay diferencia.
5
¡Ayúdame, oh, guerrero señor de Tebas, en mi develación ante los Niños de los hombres!
6
¡Sé tú Hadit, mi centro secreto, mi corazón & mi lengua!
7
¡He aquí! es revelado por Aiwass el ministro de Hoor-paar-kraat.
8
El Khabs está en el Khu, no el Khu en el Khabs.
9
¡Adorad entonces el Khabs y ved mi luz arrojada sobre vosotros!
10
Que mis servidores sean pocos & secretos: regirán sobre las mayorías & los reconocidos.
11
Estos son tontos que los hombres adoran; ambos sus Dioses& sus hombres son tontos.
12
¡Apareced, oh niños, bajo las estrellas & tomad vuestro colmo de amor!
13
Estoy arriba de vosotros y en vosotros. Mi éxtasis está en el vuestro. Mi júbilo es ver vuestro júbilo.
14
Arriba, el azur gemado es
El esplendor desnudo de Nuit;
Ella se dobla en éxtasis para besar.
Los ardores secretos de Hadit.
El globo alado, el azul estrellado.
Son míos. ¡Oh Ankh-af-na-khonsu!
15
Ahora sabrán que el escogido sacerdote & apóstol del espacio infinito es el príncipe-sacerdote la Bestia; y en su mujer llamada la Mujer Escarlata está dado todo el poder. Ellos recogerán mis niños en su redil; traerán la gloria de las estrellas a los corazones de los hombres.
16
Pues él es siempre un sol y ella una luna. Pero para él es la alada llama secreta y para ella la luz estelar agachada.
17
Sin embargo, ustedes no son así escogidos.
18
¡Arde sobre sus cejas, oh serpiente esplendorosa!
19
¡Oh mujer de azures párpados, dóblate sobre ellos!
20
La clave de los rituales está en la palabra secreta que a él le he dada.
21
Con el Dios & Adorador soy nada: no me ven, como los que están sobre la tierra; yo soy Cielo y no hay más dios: que yo y mi señor Hadit.
22
Ahora, por tanto, me conocen ustedes por mi nombre Nuit y él por un nombre secreto que le daré cuando por fin me conozca. Puesto que soy Espacio Infinito y de ello las Estrellas Infinitas, hagan ustedes mismamente. ¡No líen nada! Que no se haga diferencia en medio de vosotros entre una cosa cualquiera & cualquier otra cosa; por eso viene el daño.
23
Más quienquiera se aproveche de esto, ¡que sea el jefe de todo!
24
Soy Nuit y mi palabra es seis y cincuenta.
25
Dividid, sumad, multiplicad y entended.
26
Entonces dice el profeta y esclavo de la bella: ¿Quién soy y cuál será el signo? Y así ella le contestó, doblándose, una lamiente llama de azul, toda tocante, toda penetrante, sus hermosas manos sohre la tierra negra & su cuerpo cimbreño arqueado para el amor y sus suaves pies sin dañar las pequeñas flores: ¡Tú sabes! Y el signo será mi éxtasis, la conciencia de la continuidad de la existencia, la omnipresencia de mi cuerpo.
27
Entonces el sacerdote contestó & dijo a la Reina del Espacio, besando sus hermosas cejas y el rocío de su luz bañando su cuerpo todo en un dulce perfume de sudor: ¡ Oh, Nuit, la continua del Cielo, que sea siempre así; que los hombres no hablen de Ti como Una sino como Ninguna; y que no hablen de ti siquiera, yaque eres continua!
28
Ninguna, respiró la luz, desfallecida & hádica, de las estrellas y dos.
29
Pues estoy dividida por amor al amor, por el albur de la unión.
30
Esta es la creación del mundo, así el dolor de la división es cual nada y el júbilo de la disolución todo.
31
¡No hagas caso siquiera de estos hombres tontos y sus desdichas! Ellos sienten poco; la que es, es balanceado por júbilos débiles; no obstante ustedes son mis escogidos.
32
¡Obedezcan a mi profeta! ¡lleven a cabo las ordalías de mi conocimiento! ¡búsquenme sólo a mí! entonces los júbilos de mi amor les redimirán de todo dolor. Esto es así: la juro por la bóveda de mi cuerpo; por mi sagrado corazón y lengua; por todo la que puedo dar, por todo lo que deseo de ustedes.
33
Entonces el sacerdote cayó en un hondo trance o desvanecimiento & dijo a la Reina del Cielo: ¡Escribenos las ordalías; escribenos los rituales; escribenos la ley!
34
Sin embargo, ella dijo: las ordalías no las escribo: los rituales serán mitad conocidos y mitad encubiertos; la Ley es para todos.
35
Esto que tú escribes es el tripartito libro de Ley
36
Mi escriba Ankh-af-na-khonsu, el sacerdote de los príncipes, no cambiará siquiera una letra de este libro; aunque por temor a la aberración, comentará sobre ello por la sabiduría de Ra-Hoor-Khu-it.
37
También los mantras y los hechizos; el obeah y el wanga; la obra de la vara y la obra de la espada; los aprenderá y enseñará.
38
Ha de enseñar; pudiendo hacer severas las ordalías.
39
La palabra de la Ley es Θελημα.
40
Quien nos llama Thelemitas no obrará mal, si se adentra en la palabra. Pues allí dentro hay Tres Grados, el Eremita y el Amante y = el hombre de Tierra. Haz lo que tú quieras será el todo de la Ley.
41
La palabra de Pecado es Restricción. ¡Oh hombre! ¡no rechaces a tu esposa, si ella quiere! ¡Oh amante, si tú quieres, parte! No hay lazo que pueda unir lo dividido más que el amor: todo la demás es una maldición. ¡Maldito! ¡Maldito sea por los eones! Infierno.
42
Que se mantenga ese estado de muchadumbre atado y aberrante. Así con tu todo; tú sólo tienes derecho a hacer tu querer.
43
Haz eso y ninguno se opondrá.
44
Pues el querer puro, impoluto de propósito, librado de la lujuria de resultado, es en toda forma perfecto.
45
El Perfecto y el Perfecto son un Perfecto y no dos; ¡no, no son ninguno!
46
Nada es una clave secreta de esta ley. Los Judíos la llaman sesenta y uno; yo la llamo ocho, ochenta, cuatrocientos & dieciocho.
47
Pero ellos tienen la mitad: une por tu arte para que todo desaparezca.
48
Mi profeta es un tonto con su uno, uno, uno; ¿no son ellos el Buey y nada según el Libro?
49
Abrogados están todos los rituales, todas las ordalías, todas las palabras y signos. Ra-Hoor-Khuit ha tornado su asiento en el Oriente en el Equinoccio de los Dioses; y que Asar esté con Isa, quienes también son uno. Mas no son de mi. Que Asar sea el adorante, Isa el sufridor; Hoor en su nombre y esplendor secreto es el Señor iniciante.
50
Queda algo por decir acerca de la tarea Hierofántica. ¡He aquí! hay tres ordalías en una y pueden ser otorgadas en tres pasos. Lo grosero debe atravesar el fuego; quelo fino sea puesto a prueba por el intelecto y los excelsos escogidos en lo más alto. Así tienen estrella & estrella, sistema & sistema; ¡que ni uno conozca bien al otro!
51
Son cuatro las puertas a un único palacio; el piso de ese palacio es de plata y oro; el lapis lazuli & el jade están ahí; y todas las raras esencias; el jazmín & la rosa y los emblemas de la muerte. Que franquee de a una o a la vez las cuatro puertas; que se coloque sobre el suelo del palacio. ¿No se hundirá? Amén. ¡Ah! guerrero, ¿si tú servidor se hunde? Pero hay modos y modos. ¡Sed vistosos por lo tanto: vestíos todos con fino atuendo; ¡comed ricos manjares y bebed vinos dulces y vinos que espumean! ¡También tomad vuestro colmo y querer de amor como queráis, cuando, donde y con quien queráis! Mas siempre hacia mí.
52
Si esto no se hiciera acertadamente; si usted confunde las marcas del espacio, diciendo: Ellas son una; o diciendo, Ellas son muchas; si el ritual no fuera siempre hacia mí: ¡entonces aguarden los juicios horrendos de Ra-Hoor-Khuit!
53
Esto regenerará el mundo, el pequeño mundo mi hermana, mi corazón & mi lengua, hacia quien envío este beso. También, oh escriba y profeta, aunque seas de los príncipes, a ti no te apaciguará ni te absolverá, pero que el éxtasis sea tuyo y el júbilo de tierra; ¡siempre A mí! ¡A mí!
54
No cambies siquiera el estilo de una letra; pues ¡he aquí! tú, oh profeta, no has de contemplar todos estos misterios escondidos allí dentro.
55
El niño de tus entrañas, él los contemplará.
56
No lo esperes del Oriente ni del Occidente; pues de ninguna supuesta casa viene ese niño. ¡Aum! Toda palabra es sagrada y todo profeta verdadero; salvo que sólo entienden un poco; resuelven la primera mitad de la ecuación, dejan la segunda sin acometer. Pero tú tienes todo en la luz clara y algo, aunque no todo, en la oscuridad.
57
¡Invócame bajo las estrellas! Amor es la ley, amor bajo querer. Que ni los tontos equivoquen el amor; pues hay amor y amor. Hay la paloma y hay la serpiente. ¡Escoged bien! El, mi profeta ha escogido, conociendo la ley de la fortaleza y el gran misterio de la Casa de Dios.

Estas antiguas letras de mi Libro están como es debido; pero צ no es la Estrella. Esto también es secreto: mi profeta lo revelará a los sabios.

58
Doy júbilos inimaginables en la tierra; certeza, no fe, mientras en vida, sobre la muerte; paz indecible, descanso, éxtasis; tampoco exijo cosa alguna en sacrificio.
59
Mi incienso es de maderas resinosas & gomas; y no hay sangre en éste: a causa de mi cabello los árboles de Eternidad.
60
Mi número es once, como todos los números de ellos quienes son de los nuestros. La Estrella de cinco Puntas, con un Círculo en el Medio & el círculo es rojo. Mi color es negro para los ciegos, sin embargo el azul & oro son vistos por los videntes. También tengo una gloria secreta para aquellos que me aman.
61
Mas amarme vale más que todas las cosas: si bajo las estrellas nocturnas en el desierto pronto quemas el incienso mío ante mí, invocándome con un corazón puro y la llama de la Serpiente allí dentro, has de venir un poco a recostarte en mi seno. Por un beso estarás entonces queriendo darlo todo; más quienquiera dé una partícula polvo perderá todo en esa hora. Recogerán bienes y acopio de mujeres y especias; llevarán joyas preciosas; excederán las naciones de la tierra en esplendor & orgullo; pero siempre en el amor por mí y así vendrán a mi júbilo. En verdad os exhorto a comparecer ante mí en una sola túnica y cubiertos de un tocado fastuoso. ¡Os amo! ¡Os anhelo! Pálida o púrpura, velada o voluptuosa, yo que soy toda placer y púrpura y ebriedad del sentido más recóndito, os deseo. Ponéos las alas y despertad el esplendor enroscado en vosotros: ¡venid a mí!
62
En todos mis encuentros con vosotros la sacerdotisa dirá — y sus ojos arderán con deseo mientras se tiene corita y regocijante en mi templo secreto — ¡Por mí! ¡Por mí! originando la llama de los corazones de todos en su cántico de amor.
63
¡Cantad la arrebatadora canción de amor hacia mí! ¡Quemad perfumes por mí! ¡Llevad joyas por mí! ¡Brindad por mí, pues os amo! ¡Os amo!
64
Soy la hija de azules párpados del Poniente; soy la brillantez desnuda del voluptuoso cielo nocturno.
65
¡A mí! ¡A mí!
66
La Manifestación de Nuit llega a un fin

This feature is disabled because you don't have a secure connection.